OZONOTERAPIA

¿QUÉ ES? El Ozono es un gas terapéutico que se viene utilizando desde finales del siglo XVII. Se obtiene por generadores que pasan oxígeno puro a través de un estimulo eléctrico de alto voltaje obteniendo una mezcla para uso médico (95% oxigeno y 5% ozono).

 

Efectos biológicos de la ozonoterapia:


Su mecanismo de acción está relacionado a la reacción con los fosfolípidos de la membrana celular, produciendo componentes como ozónidos, aldehídos, peróxidos y peróxido de hidrógeno. Éstos componentes son los que ejercen función biológica y terapéutica en el cuerpo, activando enzimas, actuando como mediadores químicos y respuesta inmune, entre otros. Cuando el ozono entra en contacto con los fluidos biológicos (sangre, plasma, linfa, orina) se disuelve y reacciona en segundos.


  1. Efectos sobre metabolismo de oxígeno: al entrar en contacto con los glóbulos rojos (eritrocitos) mejora su flexibilidad, favoreciendo el transporte y entrega de oxígeno tisular, mejora las cargas eléctricas transmembrana y los valores de ATP tisular.

  2. Estimula el oxido nítrico que permite mantener niveles óptimos de vasodilatación y un adecuado flujo de sangre en todo el cuerpo; ésto significa que puede ayudar en patologías de enfermedad arterial oclusiva, úlceras en mucosas y piel.

  3. Mejora nuestro sistema antioxidante celular, lo que le permite actuar como un “basurero celular” limpiando los radicales libres; de acuerdo con éste concepto el ozono tiene un efecto antienvejecimiento celular.

  4. Estabiliza nuestro sistema inmune por su acción inmunomoduladora a través de la síntesis o liberación de citocinas inmunoestimuladoras o inmunosupresoras, lo que significa que ayuda en patologías autoinmunes o déficit en las funciones inmunológicas, cansancio o fatiga.

  5. Efecto bactericida , antiviral, antifúngico, gracias a los peróxidos que se forman en el cuerpo y su capacidad oxidante sobre las membranas de éstos gérmenes.

  6. Efecto analgésico y antiinflamatorio ya que disminuye producción de los mediadores de inflamación, inactiva sustancias mediadoras del dolor, aumenta la microcirculación sanguínea local, mejorando la entrega de oxígeno a los tejidos, liberando endorfinas endógenas y favoreciendo reparación de los tejidos. Empleado en patologías como hernias discales.


Indicaciones clínicas:


Dermatología ( dermatitis, celulitis, herpes, infecciones recurrentes, acné, psoriasis).

Medicina interna (hepatitis, diabetes, hipertensión arterial, asma, bronquitis, gastritis, hipotiroidismo, patologías isquémicas, insuficiencia venosa, ulceras varicosas o por diabetes, trastornos autoinmunes, cardiopatias, ayuda a disminuir efectos secundarios de radio y quimioterapia).

Neurología (migraña, depresión, ansiedad, parkinson, fibromialgia, neuralgias).

Reumatología (artrosis, artritis, hernias discales, lumbalgia, dorsalgia, epicondilitis, bursitis, tendinitis).


Efectos adversos:

Si el ozono se realiza respetando las reglas, no tiene efectos colaterales y si se presentan, están relacionados con errores en la técnica de administración. La administración del ozono por lo general es bien tolerada por los pacientes, sólo cuando se usan dosis excesivas pueden generar sensación de pesadez, que es de corta duración y autoresuelve.




Vías de administración:


Vía hemática o endovenosa (se extrae sangre al paciente y se le vuelve a administrar con cierta cantidad de ozono o se administra endovenoso el ozono dentro de solución salina).


Local (se aplica el ozono con inyecciones intradérmicas, intramusculares, subcutáneas, intrarticular).

 

En TaoMedi, medicina alternativa en Bogotá, puedes encontrar tratamiento médico integral apoyado con Ozonoterapia.